domingo, 28 de noviembre de 2010

Sea usted asertivo, cómo tratar con los demás; de Robert Sharpe

"La amistad surge en los lugares más inusuales. [...] A esto se le llama desenfoque ya que, en vez de ir específicamente a un lugar para hacer amigos - situación en la que usted puede estar tan ansioso por relacionarse que eche para atrás a todos aquellos con los que se encuentre-, usted asume que a lo largo del día cualquier persona que conozca, sea cual sea el contexto - social o de trabajo-, se puede convertir en amiga. "
SINOPSIS

Deseo:
* Tener más y mejores amigos
* Desarrollar relaciones más estrechas
* Comunicarme mejor con las palabras y con mi cuerpo
* Salir airoso en las negociaciones y las entrevistas
* Ejercer la crítica constructiva
* Conseguir buenos acuerdos
* Exigir sus derechos
¿Le parece mucho?
Si usted cree que puede, y debe, conseguirlo, entonces este libro le está destinado. Robert Sharpe le ofrece un verdadero curso práctico de asertividad que le capacitará para ayudarse a sí mismo y a los demás en un buen numero de cuestiones en las que mucha gente se comporta con torpeza o desconcierto.
Aprenderá a convertir sus frustraciones en una fuerza poderosa gracias a la asertividad.

Este breve pero útil libro hace una disección de situaciones sociales ante las que nos encontramos frecuentemente en la vida cotidiana, y muestra que no todo es tan evidente como parece. Resulta que tenemos derechos que pasamos por alto, y ya no solo en las entrevistas de trabajo, ¡sino en las conversaciones comunes y corrientes! Hay tantas cosas que hacemos sin darnos cuenta, y que podríamos hacer de una forma mucho más beneficiosa para nosotros.

La planificación se presenta muy acertadamente como un elemento fundamental en la comunicación. En verdad, ¿cuántas veces la ira o el ansia por hacernos entender ha hecho que perdamos los nervios y nuestros argumentos quedaran pisoteados bajo el peso de un mensaje demasiado emocional? Y es que la planificación ayuda entre otras cosas a eso, a controlar que lo que digamos tenga la dosis precisa de emoción, de hechos y de necesidades.

Efectivamente, el equilibrio es la base de la mayoría de las cosas bien hechas. Equilibrio en los componentes de la comunicación, equilibrio en el intercambio de información, equilibrio en lo que cada parte cede en una negociación, equilibrio en cuanto a la distancia óptima a mantener en una relación en la que cada parte tiene sus propias preferencias, equilibrio…

Otro aspecto llamativo es la amistad considerada como un “juego”. Y es que hay veces que uno siente la imperiosa necesidad de conocer gente nueva, ¡y no sabe cómo! Tendemos a pensar en sitios a los que ir específicamente para encontrar nuestro objetivo, cuando un planteamiento muy original es el del desenfoque: ¿por qué no considerar a todos como potenciales amigos? Cada día, con las miles de personas que pasan a nuestro lado, podemos jugar al “juego de hacer amigos”.

Todos estos puntos que he mencionado (y otros muchos a lo largo del libro) son aquellos que me han parecido más curiosos, ya sea porque los pasamos por alto o porque pueden ser la mar de útiles en la vida diaria. Sin embargo, he de añadir que la propia experiencia me ha mostrado que aplicarlos no es tan fácil como parece. Pararse a pensar las cosas es algo que se pasa por alto la mayoría de las veces: es una mala costumbre difícil de abandonar, nos enfadamos y saltamos al ataque. O simplemente creemos que si paramos nuestro discurso el otro nos interrumpirá (y puede que sea verdad). Por eso es importante tener en cuenta tanto nuestros derechos como los de los demás.

Porque al leer “Sea usted asertivo” podemos quedar tan satisfechos ante la cantidad de derechos que tenemos, que corremos el peligro de entregarnos apasionadamente a ellos y olvidar que los demás también son personas como nosotros.




domingo, 7 de noviembre de 2010

Sueño producto de una clase magistral sobre la muerte y sus posibles interpretaciones

Viajo en tren. A mi lado, va mi profesor de psicología. Me lleva con él a visitar tierras exóticas. Por la ventana desfila el paisaje: praderas y colinas de un suave verde, salpicadas de plantas y de árboles. Todo es hermoso, hasta que me sorprende una insólita imagen: en una de las praderas, varios personajes están incinerando cadáveres. Los tumban en camillas y les prenden fuego, y a medida que se consumen van languideciendo y cayendo al suelo. A pesar de lo que uno se pueda imaginar, no es una visión macabra, sino que todo ocurre de forma limpia y tranquila.

Ahora he llegado al destino. Junto con varias compañeras que también venían conmigo, me llevan a una construcción, perteneciente a la población indígena del lugar. Allí dentro recorremos una serie de habitaciones, donde podemos aprender distintas peculiaridades de la cultura de esas gentes. Uno de esos habitáculos está alumbrado con una luz anaranjada y tenue, y en su interior hay muchos indígenas vestidos con extrañas ropas. Algunos llevan máscara y la mayoría se maquillan de colores vivos. Parece que se preparan para alguna celebración. También hay una muñeca extraña colgada en la pared, que recuerda a las máscaras y colores vivos que llevan los indígenas. Alguna de mis compañeras pregunta acerca del significado de esa muñeca.

Después me encuentro subiendo con mis compañeras por una carretera. Es una carretera espiralada que asciende alrededor de una montaña. A mi izquierda, en el lado cóncavo de la carretera, se apelotonan las fachadas de los edificios, con sus puertas y ventanas. La carretera es estrecha y no tiene acera. A mi derecha, en el lado convexo de la curva, una vez que termina el asfalto, el terreno desciende para precipitarse a un profundo abismo, y más allá vuelve a resurgir en forma de altas y suaves colinas tapizadas de vegetación, de ese verde suave ya mencionado. No hay barrera alguna de separación entre la carretera y el abismo. Además, todo lo que acabo de describir ha de imaginarse bañado en negro, porque en el momento en que camino por la carretera es noche cerrada. Por añadidura, a veces vienen coches hacia nosotras. La carretera es estrecha y hay que apartarse para que los coches puedan pasar. El problema es que los coches, aunque lleven luz dada, son muy difíciles de ver. Muchas veces la luz es débil y además sólo se ve en un determinado ángulo. De manera que, en un momento determinado, creo ver un débil destello dorado cerca de mi, que luego desaparece, y apenas me da tiempo a apartarme hacia el lado del precipicio para no ser atropellada cuando el coche me pasa rozando. A partir de ahí suceden muchas cosas un poco confusas. Pienso en la compañera que camina detrás de mí, en avisarla del coche, pero o no me da tiempo o no considero necesario hacerlo. El caso es que, cuando aún me estoy recuperando del susto e intentando no caer al precipicio, escucho un golpe de coche contra carne y un grito fuerte, agudo y breve detrás de mí, en el lugar donde debería haber estado mi acompañante. Luego, silencio. Me asusto, pido socorro, y me cuelgo del precipicio con ambas manos. ¿Por qué tal temeridad? Creo que pretendo apartarme al máximo de cualquier coche que pudiera pasar y empujarme. Paradójicamente, pienso que estaría más segura en el precipicio que en el lugar desde el cual podía caer a él. Las demás acompañantes se han apartado sin problemas y están a salvo en el lado de las fachadas. Dicen que van a buscar ayuda, porque al estar todo tan oscuro no sabemos lo que ha pasado. ¿Por qué ha gritado la chica? ¿Le ha pillado el coche? ¿Ha caído por el precipicio? Mi parte racional me dice que es lo último, pero hasta que no lo vea con mis propios ojos me niego a pensar en ello. No tengo que esperar mucho para que vengan. Me levanto en medio de la carretera y, a la luz que traen, veo lo que no quería ver: la carretera completamente vacía. Ni rastro de aquella chica que ha gritado. No hace falta decir nada, ni asomarse al precipicio, porque sabemos que la única pista que encontraremos será negrura insondable.

Se hace una misa por los muertos. Sí, al parecer han caído dos. Yo siento una tristeza indiferente. Ninguno de los muertos es muy íntimo mío. La misa es al estilo de los indígenas de la zona. El que la oficia es un hombre de mediana edad, canoso, con cara de buena persona y voz amable. Yo estoy en primera fila, y en un momento determinado me pregunta si tengo algo que decir, a lo que le contesto que no. Después, pide a los presentes que digan cualidades de los difuntos (cualquier cualidad, no tiene por qué ser buena). Algunos levantan la mano y responden, y el hombre va apuntando lo que dicen en una pizarra. Al final de la misa me levanto, y por primera vez pienso de verdad en lo que ha pasado. De verdad, porque me doy cuenta de que una de las personas que ha muerto es una amiga mía. Así que mi tristeza indiferente pierde un poco de su indiferencia.

domingo, 31 de octubre de 2010

El universo de la conciencia; de Gerald M. Edelman y Giulio Tononi

"¿Por qué sentimos el rojo de la manera en que lo sentimos? ¿Y sería posible que lo que tanto usted como yo llamamos rojo en realidad me parezca rojo a mí y verde a usted, y que eso no importe para nada?"

SINOPSIS
¿Qué pasa en nuestras cabezas cuando pensamos? Esta y otras preguntas similares acerca del fascinante universo de la consciencia nos las explican de froma magistral y atrevida Edelamn, Premio Nobel de Medicina y Tononi, distinguido neurobiólogo reconocido mundialmente.
A pesar de resultar en algunos casos complejo y pesado de leer, el libro ofrece una interesante descripción sobre los mecanismos subyacentes a nuestra conciencia. A través de un razonamiento progresivo (y asombroso) va guiando al lector desde los rudimentos de la conciencia hasta sus más intrincados mecanismos (o al menos tan intrincados como el lector medio es capaz de entender).

Al final, una acaba con una idea bastante definida de lo que es ser consciente, aunque siempre desde el punto de vista de los autores, claro, porque cada uno piensa de forma distinta. En este caso, el proceso consciente se presenta como algo unido pero a la vez separado, que tiene integridad pero al tiempo gran diferenciación. Esta gran paradoja es lo que más se repite, y lo que más me ha llamado la atención. Cómo, simplemente por perder una de estas dos cualidades, la conciencia deja de ser conciencia, y se transforma en ataque epiléptico o en sueño profundo.

Siempre queda abierto el debate de si estos procesos mentales son mera física y química, o hay algo más. Personalmente tendía a ser partidaria de lo segundo, aunque mi parte objetiva me decía que sólo lo hacía porque necesitaba esa parte espiritual en mi vida. En el fondo, siempre tenía una vocecita que me susurraba que todo era producto de las leyes de la naturaleza, que no había nada más. Pues bien, este libro me ha abierto los ojos a una nueva perspectiva: el enmarañado e inconmensurable mundo de conexiones de nuestro cerebro. ¿No es precisamente eso, la inmensidad de las conexiones de la mente, la complejidad de la física y la química que la rigen, algo de por sí sobrenatural? Posiblemente nos quede mucho para llegar a comprender ese ente casi inabarcable que es nuestra conciencia y, por muchas “leyes terrenales” que la rijan, estas seguirán siendo para nosotros parcialmente incomprensibles y legendarias.


lunes, 11 de octubre de 2010

La novena revelación: guía vivencial; de James Redfield y Carol Adrienne

"Si cambiamos nuestra percepción, cambiamos la experiencia de nuestro cuerpo y nuestro mundo"
SINOPSIS
El compañero imprescindible del best-seller "La novena revelación". ¿Por qué estamos aquí? ¿A quién conoceremos? ¿A dónde vamos? Una guía para nuestra propia aventura personal.
Es un libro extraordinario, de esos capaces de cambiar nuestra vida. Tal vez usted, como cientos de miles de lectores, descubrió en sus páginas una nueva visión de las coincidencias de su vida, las energías implícitas en la comunicación con los demás y los objetivos que hay detrás de la historia humana.
La Guía Vivencial de la Novena Revelación, lo ayudará a intensificar y expandir el conocimiento contenido en cada una de las neuve Revelaciones. A través de explicaciones detalladas y ejercicios sencillos, puede descubrir más revelaciones sobre su familia y su pareja, y cómo su pasado ha sido una preparación para el aporte especial que puede hacer al mundo. Lo más fascinante de todo es que podrá explorar una conexión más profunda con su propia energía personal y su origen divino.
Utilizada ya por grupos de estudio en todo Estados Unidos, esta guía alimentará su crecimiento espiritual poniéndolo en contacto con la prueba de su propia experiencia. Desde la Primera Revelación hasta la Novena, esclarece ideas y orienta sobre la aplicación de sus mensajes. Un libro inspirador, que demuestra cómo usar su poder interior para cambiar su vida, la vida de sus seres queridos y el planeta que ama.
Nunca (o pocas veces) había leído un libro parecido, pero como llegó a mis manos de una manera y en un momento curioso, lo elegí entre otros candidatos. Creo que, a pesar de que en algunas partes puede llegar a afirmar cosas excesivamente fantasiosas, si se toman como metáforas se puede aprender mucho de ellas. En otros aspectos está muy bien para reflexionar sobre el mundo, sobre la vida y sobre las coincidencias que se producen en ella. Sobre la razón de nuestra existencia, sobre nuestro origen y nuestra evolución. Y, sobre todo, para ver lo que (y a los que) nos rodea con otros ojos.

¿Qué son las revelaciones? Son, por decirlo de alguna forma, premisas para aprender a vivir. Mandamientos para todo aquel que quiera afrontar la vida desde otro punto de vista, aprender a ser un poco más feliz (y especialmente en situaciones tristes, que es lo difícil).


James Redfield escribió un libro titulado La Novena Revelación, que es un libro que nos muestra las nueve revelaciones contándonos una historia con sus personajes. No lo he leído, pero sí que vi por casualidades del destino la película basada en él. No es una película que merezca la pena como película, a mi parecer, pero sí que muestra ideas interesantes. Después de verla me topé con esta Guía vivencial, porque nos dieron a elegir entre una lista para hacer un trabajo, y me decidí por ella (NO ES NECESARIO HABER LEÍDO LA NOVENA REVELACIÓN PARA LEER LA GUÍA VIVENCIAL).


También existe un libro llamado La décima revelación, pero no sé nada relativo a él ni lo he leído. Con haber leído la presente guía basta y sobra para impregnarse de "revelaciones".




Link para descargar el libro: http://www.megaupload.com/?d=PPKC28F5
Link para ver la película: http://www.cinetube.es/peliculas/aventura/las-nueve-revelaciones_espanol-dvd-rip-megavideo-36004.html



Sinsajo; de Suzanne Collins

"Es como un juego, repetitivo, pero algo tedioso [...]. Aún así, sé que hay juegos mucho peores."
SINOPSIS
Katniss Everdeen, ha sobrevivido de nuevo a LOS JUEGOS, aunque no queda nada de su hogar. Gale ha escapado. Su familia está a salvo. El Capitolio ha capturado a Peeta. El Distrito 13 existe de verdad. Hay rebeldes. Hay nuevos líderes. Están en plena revolución. El plan de rescate para sacar a Katniss de la arena del cruel e inquietante Vasallaje de los Veinticinco no fue casual, como tampoco lo fue que llevara tiempo formando parte de la revolución sin saberlo.
El Distrito 13 ha surgido de entre las sombras y quiere acabar con el Capitolio. Al parecer, todos han tenido algo que ver en el meticuloso plan..., todos menos Katniss.

Como la mayoría dice, este libro es el colofón perfecto para la serie, con un final que tiene el punto justo de alegría y de tristeza, y un realismo bastante aceptable. Como ya estaba advertida por diversos lectores de que me preparara el pañuelo estaba prevenida para lo peor, y por eso no lloré tanto, pero aún así hubo un momento en que me emocioné como una tonta, cómo no, por una tontería. En resumen, un libro que describe la dura realidad de una guerra en un mundo futurista y muy distinto al nuestro.

SPOILERS [letras en blanco]
Me encanta la forma en que la autora logra que el final sea feliz, en el sentido de que Katniss y Peeta forman una "feliz" familia, pero a la vez triste, porque nunca podrán librarse de las profundas huellas que la guerra les ha dejado. En cierto modo, los personajes quedan condenados de por vida por sus horribles recuerdos, pero juntos podrán hacerse la vida mutuamente más llevadera. Es muy emotiva la escena en que Katniss reconoce que es él a quien realmente necesita. El cómo lo expresa Collins, unido al hecho de que eligiera a Peeta y no a Gale (que me estaba empezando a caer peor a medida que avanzaba la historia) me hizo llorar. Más que la muerte de su hermanita, Prim, que a pesar de ser muy triste era un personaje al que no le había cogido mucho cariño por no aparecer demaciado en la historia. Sí, que lloriqueé un poco, sin embargo, un poco después, cuando el gatito y Katniss se lamentan juntos por Prim.
Para terminar con los eventos que me afectaron, es impresionante como al final la historia gira en redondo. Los personajes que parecían una cosa son otra, la idea que te habías hecho del mundo de Los Juegos del Hambre y de sus personajes se tambalea, y te das cuenta de que no es lo que parece, de que has sido una inocente, de que existen las personas interesadas que harían cualquier cosa por el poder. Y de que esas personas son las que menos te esperas. Cuando leí cómo Karniss asesinaba a la presidenta, me quedé con la boca abierta. Y me gustó.



domingo, 3 de octubre de 2010

En llamas; de Suzanne Collins

"Sólo pasó una vez. Fue rápido e inesperado, pero pasó."
SINOPSIS
Contra todo prónostico, Katniss ha ganado Los Juegos del Hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además se rumorea que existe una rebelión contra el Capitolio...
Diría que se mantiene en la línea de la primera parte. A mí me ha producido casi exactamente la misma sensación, aunque con la ventaja de que tiene una trama más variada (no como el otro, que se basaba casi exclusivamente en los Juegos). Hay acción, hay amor, hay crueldad (aunque no me ha hecho llorar como el anterior). Y como siempre, emoción y sorpresas capítulo a capítulo.



sábado, 18 de septiembre de 2010

La chica Einstein; de Philip Sington

"Mientras el viejo mundo desfilaba rumbo a la guerra, él había construido uno nuevo, destruyendo las redundantes certezas metafísicas al mismo tiempo que la juventud europea era sacrificada por defenderlas."
SINOPSIS
Treinta años después de la muerte de Albert Einstein, fue dada a conocer su correspondencia con la matemática serbia Mileva Maric´ . Por primera vez se supo de la existencia de una hija de la pareja, nacida en enero de 1902. Se desconoce qué fue de ella.Dos meses antes del ascenso de Adolf Hitler al poder, dos muchachos encuentran a una bella joven desnuda y casi moribunda en los bosques a las afueras de Berlín. Cuando despierta de su coma, no puede recordar nada, ni su propio nombre. La única pista sobre su identidad es un programa encontrado cerca de ella en el que se anuncia una conferencia de Albert Einstein.
«Deseaba contar una historia humana absorbente, pero también que mis lectores tuvieran un “momento Einstein” de revelación; un momento en el que se librasen de sus prejuicios y sus ideas sobre tiempo y espacio, causa y efecto, para adentrarse en el extraño y paradójico mundo de Einstein.» Philip SingtonUna apasionante trama que combina el thriller histórico y la novela romántica. Un oscuro viaje al interior psicológico de la mayor mente del siglo XX, que culmina en un asombroso giro cuántico. Una obra rigurosamente documentada, provocativa y original en su concepción.
Cuando era pequeña, había en casa de mi abuela un cuadro en blanco y negro de Einstein. Un día le pregunté que quién era el señor del cuadro, y me dijo que Albert. No sé si llegó a decir el apellido, el caso es que, tal vez porque mi abuelo se llama así, tal vez por cualquier otra cosa, pensé que ese señor tan raro era mi abuelo. Y claro, ahora tiendo a relacionar a Einstein con alguien que, a parte de sabio, es buena gente.

Este libro me ha hecho creer que tal vez no tanto. Como se puede leer en la contraportada, Eistein es uno de los protagonistas. Demasiada preocupación por la ciencia y escasa preocupación por las personas, diría yo. Lo cual no asegura que el libro lo describa tal y como fue.

Luego está Kirsch, el protagonista, un psicólogo poco convencional y acosado por su pasado.

Y la chica Einstein. De identidad desconocida, a lo largo de la  historia la asociaremos a diversos nombres antes de "saber" quién es en realidad.

En sus primeras páginas no me atrajo en absoluto. Para mí, la historia era gris y los personajes vacíos. Me lo imaginaba todo como una película en blanco y negro, y no me provocaba la más mínima sensación de querer seguir leyendo.

No mucho después la cosa empezó a ponerse algo más atrayente. Alguna que otra alusión a las teorías de Einstein por aquí, reflexiones sobre el universo por allá... Y un poco más adelante, fue la trama lo que empezó a ayudar.

No puede decirse que lo leí a duras penas, porque al final cogí carrerilla, y entre eso y la inercia lo terminé sin esfuerzos. Sí que puede decirse que no terminó de llenarme. Que era interesante, que tenía buena trama, que el final era original... sí, pero yo necesito algo más. Más emociones.

Con esto no quiero provocar que otros lectores se echen atrás. No era del todo el tipo de historia que yo suelo leer, pero sí que me parece recomendable para alguien que le guste el tipo de misterio que implica una investigación sobre la identidad de una persona, ambientada en la Alemania nazi, etc etc. De hecho, a medida que lo leía pensaba "esto le hubiera interesado a tal persona" en varias ocasiones.

Aquí dejo una presentación del libro. Creo que me ha provocado más emociones que el libro en sí:



viernes, 10 de septiembre de 2010

Inminente estreno de Los Pilares de la Tierra, en Cuatro

El otro día, navegando por los siete mares del ciberespacio, me topé con una noticia que me alegró la vida: ¡el inminente estreno de la serie de Los pilares de la Tierra en español! Gracias al canal cuatro podremos disfrutar de ella. Y pensar que ni siquiera me había enterado de que la cosa fuera tan avanzada, cuando me considero una cazadora de películas basadas en libros. En la página de cuatro se mencionaba que el estreno en español sería en septiembre (día sin especificar), así que me dije que no podía resistir tal incertidumbre y enseguida me hice con la versión original subtitulada. Hace mucho que leí el libro, y lo poco que recuerdo de él (a parte de que me cautivó) lo confundo con lo poco que recuerdo de Un mundo sin fin, del mismo autor Ken Follet. Así que cuando vi el primer capítulo me lié un poquillo. Luego leí un resumen del libro, que aunque era un resumen muy resumido me sirvió para situarme mejor.

A estas alturas, y tras un arduo esfuerzo de racionamiento de capítulos (no quiero terminar demasiado pronto con tal fuente de entretenimiento), llevo vistos 5 de los 8 que forman la serie, cada uno de 50-55 minutos de duración. Ya que no recuerdo exactamente el libro, no puedo ser muy crítica en cuanto a fidelidad. Hay muchas escenas que veo que no me suenan para nada y luego al hojear el libro me doy cuenta de que sí que existían y por añadidura se reproducen de forma bastante aceptable en la película. Y cuando digo bastante aceptable es teniendo en cuenta que una adaptación de semejante número de páginas en menos de 8 horas no puede ser perfecta.

Lo que sí puedo asegurar es que el ambiente está conseguidísimo, así como los personajes, que llegan a enamorar, y a revivir esa proximidad que uno sentía hacia ellos al leer el libro.


Estoy pasando muchos buenos momentos recordando esa historia que un día me hizo disfrutar tanto, y probablemente (si encuentro tiempo) vuelva a disfrutar de ella en mi propio idioma cuando la estrenen.

¡Y hoy me he enterado que tal estreno se producirá nada más y nada menos que este MARTES 14 DE SEPTIEMBRE!

viernes, 3 de septiembre de 2010

Juego de tronos; de George R. R. Martin

"Recuerda la primera vez que montamos juntos, el día en que nos casamos. [...] Recuerda lo clara y fresca que era el agua en el Vientre del Mundo. Recuerda, mi sol y estrellas." 
SINOPSIS
Tras el largo verano, el invierno se acerca a los Siete Reinos. Lord Eddars Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para unirse a la corte del rey Robert Baratheon el Usurpador, hombre díscolo y otrora guerrero audaz cuyas mayores aficiones son comer, beber y engendrar bastardos. Eddard Stark desempeñará el cargo de Mano del Rey e intentará desentrañar una maraña de intrigas que pondrá en peligro su vida... y la de los suyos. En un mundo cuyas estaciones duran décadas y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombrios y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza, el amor y el poder hacen del juego de tronos una poderosa trampa que atrapa en sus fauces a los personajes... y al lector.
Poco nuevo puedo decir de este libro, sólo ratificar lo que se lee por todas partes (o al menos por todas las que yo he leído). Lo conocí gracias a que alguien me comentó su mención en un programa de la radio, y me llamó la atención lo que dijeron de él: no sé qué de un continente donde las estaciones duran años, y no sé qué de que entre los personajes no había distinción entre buenos y malos, sino que cada cual actuaba de una forma según su propia personalidad y circunstancias. También averigüé que el autor no dudaba en "matar" a un personaje si era necesario. Hay quien recomienda no encariñarse con ellos, porque, como en el mundo real, en el fantástico de este libro la vida y la muerte son impredecibles.


Y lo leí, y pude comprobar que todo cuanto dicen es cierto. 


Lo empecé a leer el verano pasado, pero se acabó el verano y no terminé el libro. Entonces ya sólo solía leer en momentos que encontraba en el metro o el tren, y no quería llevarme algo tan grande, así que lo dejé de lado. Es un libro con demasiados personajes y un poco lioso al principio, pero no hay que preocuparse, porque al final incluye un glosario de personajes. Sin embargo, este verano lo quise seguir leyendo y me di cuenta de que no recordaba apenas la trama y tenía que volver a empezarlo, lo cual me dio un poco de pereza. Aún así me sirvió para enterarme mucho mejor de quién era cada personaje, y reparar en algunos detalles que no había percibido con la primera lectura. Así que, primera característica: una trama muy elaborada.


El libro se divide en capítulos, cada uno de los cuales se dedica a un personaje. Personalmente acababa metiéndome tanto en cada capítulo que empezar otro, acostumbrarme al punto de vista de otro personaje distinto después de encariñarse son el anterior, a veces me costaba. Es tal vez el único punto "malo" que le veo, aunque realmente la estructura de un capítulo para cada personaje me gusta, no la cambiaría. A parte de que al final de cada capítulo el autor siempre encuentra el modo de colocar una situación, una frase, lo que sea que te deje en vilo o que sea sorprendente. De hecho la parte final del libro se lee de tirón, no me pude despegar de él y saltaba de un personaje a otro sin contemplaciones, deseando ver cómo acababa cada hilo de la trama.


Lo de matar sin contemplaciones a los personajes también era cierto. Tampoco es que mueran todos de forma exagerada, ni mucho menos. Mueren los justos en el momento preciso. Pero cuando leía tenía el temor continuo de que tal o cual personaje muriera, no es como en otros libros que estás seguro de que "este no muere, porque es el prota". Aquí no hay "protas" que valgan.


Un libro casi perfecto ("casi" porque nada es del todo perfecto). Un día de estos iré a por el siguiente de la saga de Canción de hielo y fuego (a propósito, un título muy apropiado a la par que bonito).



jueves, 26 de agosto de 2010

Los juegos del hambre; de Suzanne Collins

"Quiero hacer algo ahora mismo, aquí mismo, algo que los avergüence, que los haga responsables, que les demuestre que da igual lo que hagan o lo que nos obliguen a hacer, porque siempre habrá una parte de cada uno de nosotros que no será suya."

SINOPSIS

Es la hora.
Ya no hay vuelta atrás.
Los juegos van a comenzar.
Los tributos deben salir a la Arena y... luchar por sobrevivir.
Ganar significa fama y riqueza, perder significa la muerte segura...
¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre!
Un pasado de guerras ha dejado los 12 distritos que dividen Panem bajo el poder tiránico del “Capitolio”. Sin libertad y en la pobreza, nadie puede salir de los límites de su distrito. Sólo una chica de 16 años, Katniss Everdeen, osa desafiar las normas para conseguir comida. Sus prinicipios se pondrán a prueba con “Los juegos del hambre”, espectáculo televisado que el Capitolio organiza para humillar a la población. Cada año, 2 representantes de cada distrito serán obligados a subsistir en un medio hostil y luchar a muerte entre ellos hasta que quede un solo superviviente. Cuando su hermana pequeña es elegida para participar, Katniss no duda en ocupar su lugar, decidida a demostrar con su actitud firme y decidida, que aún en las situaciones más desesperadas hay lugar para el amor y el respeto.
Hacía tiempo que quería leer este libro, aunque no más que el tiempo que hace que quiero leer otros muchos, y sin embargo éste de repente se coló en mi vida y fue aniquilado en poco menos de una semana. Por todas partes oía hablar bien de él, en el sentido de que enganchaba de principio a fin. Gente que se lo leía en menos de un día, cosas así. Yo no soy tan veloz, ni siquiera en mis mejores tiempos como lectora recuerdo haberme leído un libro en tan poco tiempo. Además, ¿por qué acabar tan bruscamente con una lectura placentera? Mejor disfrutarla el máximo tiempo posible, ¿no?


Para leer Los juegos del hambre otro libro (Juego de Tronos) tuvo que sufrir de abandono total durante esa semana. Dadas las circunstancias, voy a permitirme una comparación entre los dos. En ese espacio de tiempo noté que Los juegos del hambre me atrapaba aún más de lo que lo hacía Juego de tronos (hacía tiempo que no aprovechaba para leer mientras me lavaba los dientes, o que no hacía escapadas furtivas con la excusa de leer "solo un ratito, para descansar"). Pero yo considero que Los juegos del hambre hacía trampas. Me explico: el libro que nos ofrece Suzanne Collins es sin duda hechizante, pero no tiene una trama tan elaborada como Juego de Tronos. Claro que sorprende, claro que da giros, pero... no es lo mismo. También es verdad que ambos libros no tienen mucho que ver.


Lo que en definitiva intento expresar es que Los juegos del hambre es un libro que me ha gustado, sí; que me ha entretenido, sí; que me ha hecho pensar, también. La autora ha reunido en una sola historia varias ideas que, individualmente, aparecen en muchas historias, pero que si se juntan dan una mezcla explosiva. Sin embargo hay algo, una pequeña, nimia cosa que hace que para mi no sea completamente perfecto. Tan nimia que se me hace difícil de expresar, incluso me parece absurda, pero creo que es el hecho de que esté escrito de una forma muy normal: la autora se limita a contar hechos y, aunque sí que hay momentos emotivos (llegué a llorar), le falta a la receta una pizca de poesía, un no sé qué que le de más expresividad a las palabras. Resumiendo: que me he vuelto demasiado exigente, vamos.


Algo curioso es que cuando lo iba leyendo me recordaba un montón a La ciudad de la oscuridad, de Jeanne Duprau. Creo que era por el ambiente futurista y algo catastrofista.


Ahora toca ir a por la segunda parte, que dicen que es mejor...


Y hasta aquí puedo escribir.



viernes, 13 de agosto de 2010

Formas de almacenar lágrimas


Almacén nº1

A su lado conservaba un frasco de cristal. Lo tuvo tan fácil como agarrar el recipiente, desenroscar la tapa metálica y colocarla bajo su mentón. El candente líquido fue desembocando en las paredes del gélido cristal del tarrito y, de aquel restallar de torrente tórrido y solidez helada, nació un remanso de pócima tibia. Encerró la adquisición y depositó el mejunje en el estante correspondiente, con la etiqueta “RABIA”.

Almacén nº2

Un punto de humedad apareció en el edredón. A su lado, otro. Los contornos de ambos se abrieron paso por la tela y se juntaron, formando un gran círculo. Aquel ser estaba soltando sus penas, una a una. El punto grande y húmedo que manchaba su cama era su desgracia: la suma de todas sus penas. Si lo recortaba podría guardarlo en su bolsillo, o tirarlo y olvidarse de él para siempre. 

jueves, 1 de julio de 2010

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo; de Haruki Murakami

"Oye, señor pájaro-que-da-cuerda, seguramente no lo entenderás. Pero cuando una chica de diecisiete años, desnuda, derrama lágrimas a medianoche bañada por el claro de luna, puede ocurrir cualquier cosa. Es así."
SINOPSIS
Tooru Okada, un joven japonés que acaba de dejar voluntariamente su trabajo en un bufete de abogados, recibe un buen día la llamada anónima de una mujer. A partir de ese momento la vida de Tooru, que había transcurrido por los cauces de la más absoluta normalidad, empieza a sufrir una extraña transformación. A su alrededor van apareciendo personajes cada vez más extraños, y la realidad, o lo real, va degradándose hasta convertirse en algo fantasmagórico. 



Cierto. Y tampoco sabe el señor pájaro-que-da-cuerda que, cuando se lee un libro de Haruki Murakami, puede ocurrir cualquier cosa... Le daría un 10 a este libro si no fuera porque lo terminé de leer, y hubo partes, sobre todo al final, que se me hicieron ligeramente pesadas. También es posible que parte de la culpa sea de que lo tuve que abandonar un tiempo por exámenes, y al retomarlo la trama no estaba tan fresca en mi  memoria y por tanto me perdía un poco. Otra cosa es que no entiendo a qué viene meter tantas tramas de personajes secundarios, sobre todo también ya avanzado el libro. Una servidora se piensa que todas esas tramas tendrán su sentido oculto relacionado con la trama principal. Poco a poco, a medida que avanza la lectura y debido a lo surrealista de los hechos, van surgiendo más y más dudas acerca de esto o lo otro. Pensé que esas dudas serían en su mayoría resueltas con el transcurso de la lectura, pero a medida que leía surgían más cosas que no llegaba a comprender. Bueno, es lo que tiene el surrealismo, al fin y al cabo es lo que hace especial el libro, esas situaciones inesperadas e imposibles de imaginar. Pero llegas a la última página y ves que muchas de tus dudas no se han resuelto y que de ninguna manera sus respuestas cabrían en esas 33 líneas que te quedan por leer. 


Conclusión
-En un primer y largo momento es un libro que engancha bastante y merece mucho la pena.
-En un segundo momento, con la entrada de tantos personajes y tramas distintas, a mi personalmente se me hizo un pelin pesado a tramos.
-En general, es evidente que es un libro que alberga muchos mensajes y que te hace pensar por las situaciones que presenta, y creo que en cuanto a calidad literaria es muy bueno. Lo único que no me ha convencido es el final, y el hecho de que creo no he sido capaz de captar del todo lo que quería transmitir la historia. Pero leyendo un poco de aquí y de allá por internet he conseguido situarme un poco mejor.


Lo mejor
El personaje de May Kasahara. Me encanta su forma de ver el mundo, lo que dice y cómo lo dice. Es el que más cosas me ha transmitido. Especialmente bonito me resultó el capítulo del cual extraje el fragmento del principio de esta entrada.



sábado, 27 de marzo de 2010

El pasillo y los barriles

He quedado con una amiga en la estación y acabo de llegar al andén, pero por más que miro a mi alrededor no consigo verla. Repentinamente, soy consciente de que este no es el lugar. Realmente mi amiga me está esperando en el andén de enfrente; puedo verla. De manera que vuelvo a las escaleras mecánicas para subir a la pasarela, que me llevará a otras escaleras mecánicas, que me conducirán al andén vecino.

Llevo conmigo una gigantesca maleta, casi tan grande como yo, pero el hecho no parece afectar mi marcha: puedo correr arrastrándola sin problemas, incluso sin darme cuenta de que la llevo conmigo. Pero… ¿qué ocurre? Estoy en las escaleras y no paran de subir y subir. Suben más alto de lo que deberían, y puedo contemplar como mi amiga se ve cada vez más distante allá abajo. Culpa mía. He elegido las escaleras inadecuadas. Allí, entre la de repente complicada madeja de escaleras mecánicas, diviso la más cortita que debería haber cogido. Es demasiado tarde para retroceder, así que dejo que la escalera me deposite en el piso más alto de la estación. Ya buscaré un camino hacia abajo, no tiene que ser muy difícil.

Pero todo es demasiado laberíntico. Tanto que acabo en un edificio que no reconozco. ¿No estaba en la estación? Vago por pasillos con puertas y ascensores. No sé dónde estoy. Pero algo acaba por indicármelo. Al torcer una esquina, en un rincón y enfrente de un ascensor, una puerta abierta con el letrero “habitación triple” me descubre el interior de una acogedora estancia. Dentro de ella, una cama enorme con colcha de color verde campo y una desmesurada cabecera de madera oscura. Junto a ella, una cama un poco más sencilla. Ambas camas eran tan grandes que podrían haber cabido tres personas en ellas. De hecho, creí distinguir tres hoyuelos en cada una de ellas, como si quienquiera que las hubiese usado para su descanso acabara de levantarse. Cuando vi aquella habitación, a parte de la agradable sensación de confortabilidad que me produjo, no puede evitar preguntarme si el letrero de la puerta no estaba confundido. Aquella tenía más pinta de habitación para 6 personas que para 3.

Tuve que abandonar el lugar. Se estaba haciendo tarde y no quería hacer esperar a mi amiga. Pero no sabía por dónde empezar a buscar. Finalmente, decidí salir de aquel edificio. Por lo menos así, suponía, mirándolo desde el exterior, podría distinguir un edificio de otro y ver dónde estaba la estación de tren, de la que sin darme cuenta había salido en algún momento. Estaba convencida de que estaría, por lo menos, bastante cerca de aquel hotel en el que había estado. Eso si no estaba al lado.

La sorpresa me la llevé al llegar a la calle. Allí no había más que muchos edificios, pero ninguna estación de tren. Empecé a dar vueltas a la manzana, desesperada, porque se hacía cada vez más tarde y no hallaba rastro de mi destino. Al final, decidí preguntar a una chica que pasaba por allí.
-¿Perdone, dónde está el aeropuerto?
No sé por qué, pero de repente tenía necesidad de encontrar un aeropuerto en vez de una estación de tren. La mujer me respondió enseguida:
-Ahí- dijo señalando la puerta que teníamos justo al lado.
Miré en esa dirección, pero lo único que vi fue la puerta negra de un portal, a decir verdad algo envejecido. Lo contemplé sin entender.
-¿Ahí?- repetí como para asegurarme.
-Sí, sí- dijo la señora.
Me condujo hacia el lugar y abrió la puerta. Al otro lado un oscuro pasillo empezaba gris y terminaba en la más invisible negrura.
-Tienes que atravesar estos pasillos, encontrar el camino a través de ellos…

Mientras hablaba, yo ya había entrado en aquel sitio y avanzaba en la penumbra; enseguida me quedé envuelta en oscuridad y tuve que tantear las paredes. Pero todavía podía oír la voz de la mujer y visualizar en mi mente todo lo que me describía.
-Justo enfrente de esta puerta, una vez hayas atravesado el pasillo, encontrarás un hombre,…
Continué avanzando; la voz de la mujer se iba apagando cada vez más. Además el pasillo tenía muchas curvas y yo me esforzaba por mantener la orientación, ya que aquello tenía pinta de laberinto, y si debía encontrar a un hombre justo enfrente de la puerta, en esa dirección tenía que dirigirme.
-…lanzará… barril, pero… segunda… lo dejara caer… cogerlo.
Apenas la oía ya, y al poco rato, inesperadamente pronto, vi una luz y me dirigí a ella. El techo del pasillo era muy bajo, pero en aquel lugar de donde venía la luz descubrí que el claustrofóbico corredor se abría al aire libre a través de una pequeña puerta. Había allí un pequeño patio, un cuadrado de césped entre cuatro paredes, y sobre ese terreno se alzaba un hombre muy alto, muy alto. Un gigante, según pensé.

El gigante me lanzó un barril, y yo lo cogí al vuelo. Sabía que tenía que hacerlo si quería que me dejara pasar al aeropuerto, según me había dicho la señora. Pero recordé tarde la siguiente instrucción de la mujer, tal vez en parte porque no la llegué a oír. El gigante lanzó un segundo barril, pero esta vez me lo puso más difícil dejándolo caer más cerca de él y por tanto más lejos de mí. Como me pilló por sorpresa, no lo conseguí coger al vuelo. Y eso que había sido avisada de que el segundo lanzamiento de barril sería más difícil… Tonta de mi…

La llegada al aeropuerto/estación de tren no llegó a producirse, porque desperté.

viernes, 5 de febrero de 2010

La casa veneciana; de Mary Nickson

"-¿Qué te hace pensar que conocías a Richard tan bien?-replicó Guy-. El Richard con el que vivías era en gran parte producto de tu imaginación."
SINOPSIS
Una gran novela sobre la amistad, el amor y las relaciones familiares, en el marco paradisíaco de la isla de Corfú. Tras la muerte de su marido, Richard, Victoria decide volver con su hija a la isla en la que pasó unos veranos maravillosos junto a su amigo Guy y el propia Richard, cuando eran niños, para rehacer su vida. Allí descubrirá algo sobre su mardio que la hará sentirse traicionada, y allí también conocerá a Patrick, un fotógrafo casado con una odiosa mujer.

Leí este libro porque una persona me djo que lo había devorado, y me dio hambre. Sí que estaba rico, sí. Fue un manjar la mar de casero, sencillo y a la vez exquisito.
Lo que más me llamó la atención es la familiaridad que desprende. Sentí unos personajes muy reales. Realmente me los imaginaba como si existieran. Podrían haberlo hecho perfectamente. Altamente recomendado a modo de entretenimiento.



Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...