sábado, 5 de septiembre de 2015

Luna de verano; de P.G.Wodehouse

"Jane examinaba su plato de entremeses, lamentando amargamente, como siempre ocurre, la equivocación que había cometido al elegirlos.
-No le pasa a usted -dijo a Joe- que después de que le sirven los entremeses se da usted cuenta de que lo que realmente quería era sardinas?
-Creo haber explicado bastante concretamente que lo que quiero es a usted.
-No, hombre. Quiero decir sardinas en vez de ensaladilla de patatas y berza en vinagre.
-Vale más no extraviarnos por los caminos de la ensaladilla de patatas -dijo él-. Me parece que no se ha dado usted cuenta de que le he dirigido el máximo piropo que puede dirigirse a una mujer, como he leído no sé dónde.
-Ya, ya lo he notado.
-Entonces, vayamos al grano y dejémonos de esas banalidades de la berza en vinagre y demás. Le he pedido que se case conmigo. ¿Por qué no acepta?
-Porque he hecho a mamá solemne juramento de no dar promesa de casamiento a un hombre a los cinco minutos de conocerlo."

SINOPSIS
Es verano en el castillo de Sir Buckstone Abbott, y el buen tiempo enciende las pasiones: Joe Vanringham languidece por Jane Abbott, quien a su vez suspira por Adrian Peake y cree ser correspondida por él. Pero Joe sabe algo que Jane ignora: Adrian es una especie de perrito faldero -o gigoló, según los días– de señoras acaudaladas y, ahora, está comprometido con nada más y nada menos que la princesa Von und Zu Dwornitzchek, antaño conocida como señora Vanringham... Y hay una vuelta de tuerca más en esta divertidísima ronda de pasiones estivales: el padre de Jane, el no menos tremebundo sir Buckstone Abbott, ha planeado venderle su solariega –y horrible– mansión a la princesa para salvar así sus maltrechas finanzas.

La recomendación tan insistente de este autor por parte de Ana González Duque fue lo que me llevó a elegir esta novela como indudable candidata para participar en la iniciativa Serendipia Recomienda 2015. Además, por fin iba a descubrir qué era esa humor británico que a tanta gente le gusta. Y que, visto lo visto, a mí no me genera demasiado entusiasmo. Creo que han sido más carcajadas lo que he echado en falta. 

La lectura ha resultado agradable, eso sí. Creo que es muy posible que encante a determinado tipo de lector: ese del que hablaba, el que ama el humor inglés. La forma de expresarse del autor me ha parecido una mezcla encantadora de ironía y lenguaje bucólico, que llama la atención desde el inicio:
Era una espléndida mañana dorada y azul, de nubes aborregadas e insectos que zumbaban a la luz del sol. Lo que el locutor del boletín meteorológico de la BBC -que puede equivocarse como cualquier hijo de vecino- hubiera llamado "una zona de alta presión atmosférica que se extiende al sur de las islas Shetland sobre gran parte del Reino Unido", funcionaba perfectamente.
Tampoco los personajes están mal: uno puede reírse de ellos para sus adentros, por sus ocurrencias y las situaciones en las que se ven envueltos, aunque no se llega al punto de encariñarse, de sentir con ellos, de echarlos de menos y no olvidarlos nunca jamás. Quizá no quede más remedio y sean así las cosas en la comedia: uno se puede divertir con una caricatura, pero difícilmente llegará a amarla, al no sentirla próxima a su realidad. 

En Luna de verano encontramos enredos amorosos en toda regla. Iba a calificar la novelita de sencilla hasta que me he acordado de lo que me costó seguir cada uno de los hilos que entretejían el enredo. Que si el enamorado, que si la prometida, que si el padre, que si el yerno, que si el otro enamorado, que si la otra muchacha, y luego los nombres y los apellidos y los parentescos varios. Alguno diréis que no es para tanto, pero yo a veces tenía que pararme a respirar para recomponer en mi cabeza todo el cuadro.

No puedo dejar de comentar otra cosa buena que he sacado de esta lectura: conocí una preciosa librería de segunda mano llamada Arrebato Libros. De esas llenas de tesoros "enterrados", con libreros encantadores y marcapáginas incluido en la compra. Y una puerta de entrada a la que dan ganas de sacarle fotos desde todos los ángulos.


Aunque Luna de verano no ha cumplido mis expectativas, tampoco me ha hecho sufrir. He llegado a percibir en ella un encanto especial que me permite entender que pueda entusiasmar a cierto tipo de lector. Cierto tipo al que parece que no pertenezco.

15 comentarios:

  1. ¡Es de los míos! 'De acuerdo, Jeeves' me había divertido y gustado mucho así que este me lo apunto también...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entre tanto entusiasmo ya me hacéis dudar. Igual si pruebo con otro título...
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. No la conocía y no me importaría leerla. Me gusta el humor inglés.

    ResponderEliminar
  3. A mí el humor británico tampoco me acaba de convencer, así que con este libro no creo que me anime
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola! No conocíamos este libro, pero tampoco nos termina de llamar del todo.

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  5. A mí seguro que me entusiasma, es el tipo de libro que suelo necesitar para desestresarme de otras lecturas más serias y densas, un pocquito de sátira nunca viene mal. En muchas ocasiones es imposible encariñarse con personajes que son muy diferentes de una misma, aunque a veces es eso exactamente lo que busco. Bueno...ni yo me entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Es difícil explicar por qué nos gusta lo que nos gusta, simplemente es así. Cada lectura tiene una finalidad. A veces no buscamos encariñarnos de los personajes sino reírnos. Yo creo que necesito que toda lectura me deje algún poso emocional. Un beso =)

      Eliminar
  6. Oh, vaya, a mí me encantó "Luna de verano". También seguí la recomendación de Ana González Duque y me sirvió para reconciliarme con Wodehouse, un autor con el que me había llevado una pequeña decepción al leer por vez primera su "Jovencitos en botines". Me lo pasé en grande con los hermanos Varingham.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestión de gustos... Como le comentaba a Carmen, me estáis haciendo replantearme si no merecería la pena probar con otra obra del autor. Estoy viendo que hay gran variedad de ellas porque en cada comentario me mencionan una diferente jeje

      Eliminar
  7. Pues no lo conocía, tiene buena pinta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Me pasa como a ti, el humor británico no acaba de gustarme aunque reconozco que he pasado buenos ratos con algunas obras. El primer diálogo es hilarante, pero claro cuando una novela es así continuamente me genera una sensación de distancia que fastidia la lectura.
    Me ha gustado la página de la librería, muy interesante.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Entiendo a qué te refieres ^^ A veces me hace gracia el humor inglés, pero es tan refinado que la mayoría de veces pasa desapercibido ante mis ojos.
    Me alegro de que al menos esta lectura trajera algo bueno: ¡¡esa librería!!! Yo quiero ver esa puerta tan bonita ^^
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  10. Yo soy muy de humor inglés, la verdad que me lo pasé bastante bien con este libro. Y poco mérito más le puedo dar
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    No lo conocía y no creo que lo lea en un futuro cercano. Pero como siempre digo, nunca se sabe. Creo que si me podría gustar, pero tengo muchos libros en mente con más ganas de leer, y demasiados pendientes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Que pena que no te haya terminado de convencer... Aún así, no me importaría leerlo. 1beso!

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...